Teletrabajo, turismo y sostenibilidad

Christian Buss

Christian Buss

Business consultant, travel & tourism expert

COMPARTIR:

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
impacto medioambiental

La apuesta por el teletrabajo tiene un impacto positivo en un aspecto cada vez más relevante para cualquier destino: la sostenibilidad

Tal y como indican las cifras al alza del segmento turístico de los teletrabajadores, hay un creciente interés de esta comunidad en los últimos años por elegir las Islas Canarias como base para desarrollar sus actividades laborales. Este auge se debe principalmente a dos factores: por un lado, está la labor que desde hace tiempo llevan realizando empresas como repeople y Nomad City – creando un entorno y un ecosistema favorable para nómadas digitales, al mismo tiempo que promocionan las indudables ventajas que ofrecen las Islas Canarias: infraestructura, ocio, cultura y seguridad por nombrar algunas. Por otro lado, se debe al impacto que está teniendo la pandemia COVID a nivel mundial, sobre todo a la hora de acelerar los procesos de flexibilización en el ámbito laboral y empresarial.

El crecimiento del teletrabajo – que ha dejado de ser un segmento nicho y se puede empezar a considerar ‘mainstream’ a estas alturas – es una excelente noticia para las islas, principalmente porque permite una mayor diversificación estratégica al añadir un segmento adicional a los tradicionales como el turismo de ‘sol y playa’. Pero además hay que destacar que la apuesta por el turismo del teletrabajo tiene un impacto positivo en otro aspecto cada vez más relevante y fundamental para cualquier destino: la sostenibilidad.

Se considera turismo sostenible aquel cuya actividad genere un impacto mínimo sobre el medioambiente y favorezca el desarrollo social. En materia medioambiental se habla sobre todo de la optimización de los recursos naturales y la reducción o eliminación de contaminación y residuos. El impacto social positivo se fundamenta principalmente en una distribución de la riqueza más equitativa y el fomento de la cultura local, protegiendo su autenticidad.

¿Cuáles son esos factores que hacen que el teletrabajo contribuya al desarrollo de un turismo más sostenible? Hay 3 argumentos principales:

  1. El teletrabajador se suele caracterizar por querer conocer más en profundidad el destino e integrarse en el mismo. El simple hecho de pasar más tiempo en Canarias que un turista tradicional (las estancias medias en este segmento rondan 4-8 semanas) hace que se interese más por como ‘funcionan’ estas islas donde ha elegido vivir temporalmente: como se genera la energía, que tipo de agricultura hay, como se abastecen de agua, que hacen con los residuos, etc. Estos clientes suelen estar más interesados en aspectos medioambientales y de ahí que aprecien los gastos en proyectos de sostenibilidad. Poder contar con un porcentaje elevado de clientes que valoren esos aspectos hace que inversiones necesarias a largo plazo para fomentar la transición de una economía lineal a una economía circular se puedan llevar a cabo con más garantías.
  2. El interés del teletrabajador por el destino además se suele extender a aspectos culturales y socioeconómicos: a medida que el cliente crea vínculos personales y emocionales con las islas se interesa más por el patrimonio cultural, por el estilo de vida de los habitantes y por la creación y distribución de riqueza en la población. Es más consciente cómo y dónde gasta su dinero en el destino, qué productos compra y de qué servicios quiere disfrutar. De ahí que la apuesta por el teletrabajador sea una apuesta por un turismo con más responsabilidad social.
  3. Por último, otro aspecto a considerar en materia de sostenibilidad es la huella de carbono asociada al turismo de las islas por su gran dependencia de la conectividad aérea. Pero también aquí el desarrollo del turismo de teletrabajo influye positivamente en la sostenibilidad turística: el hecho de que este segmento eleve la estancia media del cliente en el destino hace que reduzca proporcionalmente la necesidad de la frecuencia de vuelos a las Islas Canarias. La matemática es bien simple: un teletrabajador que se aloja un apartamento turístico durante 6 semanas reduce la necesidad de plazas aéreas en un 83% si se compara su estancia con la de 6 clientes que permanecen 1 semana cada uno en ese mismo apartamento. Es decir, si este segmento llegara a representar solo el 10% del turismo total de las islas reduciría la dependencia de la capacidad aérea y por consiguiente la huella de carbono asociada al sector aéreo hacia las islas en un 8% – una cifra nada despreciable considerando el objetivo de reducción de emisiones de carbono que se está marcando la Unión Europea para las próximas décadas.

 

Si las Islas Canarias tienen como objetivo seguir diversificando su industria turística y hacerla más sostenible y más resiliente de cara a los desafíos del futuro, entonces la inversión y el apoyo al teletrabajo tiene muchos argumentos a favor.

Christian Buss

Business consultant, travel & tourism expert
Adatto consulting is a management consultancy, founded in 2020. We are experts in the travel industry and focus primarily on initiating the industry’s economic recovery and relaunching tourism by concentrating on and incorporating sustainability and social responsibility.

¡Menos es más!

Únete a nuestro newsletter para recibir los últimos contenidos y sólo noticias relevantes en tu email.